viernes, 22 de febrero de 2013

11º aniversario del fallecimiento de Hamlet Lima Quintana


"Ser un claro destino con un sueño profundo y soñar, como el ángel, otra paz y otro mundo. Y después, cuando vuelvas mientras la vida pasa, sentirás que es el cielo quien habita tu casa."

Hamlet Lima Quintana Hamlet Lima Quintana nació el 15 de setiembre de 1923 en la ciudad de Morón (ambas localidades bonaerenses), pero aprendió a caminar en Saladillo, como él solía decir, y en su obra plasmó los colores, los sabores, las personas, las costumbres de la pampa húmeda. Heredó de su familia la pasión por la poesía y la música: su padre escribía y su madre tocaba el piano. A partir de allí, hizo sus propias armas para consolidarse como uno de los más grandes creadores argentinos.

Es autor de una de las páginas más importantes de nuestra literatura. Como poeta tiene más de 200 canciones registradas, irrumpió en los '50 con "La amanecida" -que marcó un antes y un después en la historia del folklore-, y más tarde con la "Zamba para no morir" afirmó su estilo renovador. Como escritor ha publicado 29 libros, entre relatos, poesías, cuentos y biografías, más de 400 canciones y el reciente título "Las otras casuarinas". Y la cantata al Che Guevara, "El diario del regreso", que con música de Oscar Cardozo Ocampo fue grabada por Jairo y que ha recibido los más altos reconocimientos por su aporte a la cultura internacional, luego de haber sido ovacionada, en Santa Clara, Cuba.

Entre las décadas del ‘40 y el ‘60, fue músico y cantor, primero en la compañía de Ariel Ramírez, luego en Los Musiqueros y más tarde en Los Mandingas. También formó un dúo con Mario Arnedo Gallo y finalmente fue solista, hasta que dejó de cantar. Uno de sus mayores intereses fue "llegar a la gente" y mucho contribuyó a ese propósito su participación en diversas redacciones periodísticas (fue redactor de la agencia de noticias United Press) y el contacto como cronista y juglar con los habitantes de las villas marginales que rodeaban a Morón. Para narrar en vivo la vida de Esteban Echeverría, convirtió la biografía del autor de "La cautiva" en un gran canto que acompañó con guitarra y voz.

Hamlet Lima Quintana falleció el 21 de febrero de 2002, a los 78 años, víctima de un cáncer de pulmón. Pero no se fue del todo. Se fue con el cuerpo asombrado y la voz ronca de gritar que volverá, como prometía en aquella emblemática letra de “Zamba para no morir”. El se quedará en sus letras, en la voz del pueblo y los músicos que llevan su palabra imprescindible por los escenarios del país y el mundo. La Dirección de Cultura, al cumplirse el 10º Aniversario de su fallecimiento, recuerda y rinde homenaje a este enorme  poeta nacional, a quien muchos le decían “el habitante de la esperanza…”.